El Hospital Distrital de San Juan Napomuceno pasa por extremas necesidades, principalmente para poder recargar los balones de oxigeno usados por pacientes con Covid-19. Los médicos tuvieron que realizar una maratón solidaria para recaudar fondos y el gobernador “Pipo” Díaz Verón prometió una donación de G. 10 millones que jamás cumplió.

Slider image

La indiferencia con el sufrimiento del pueblo es tanta por parte del líder departamental, que está más preocupado en reformar su oficina por nada menos que G. 1.500 millones.

El Dr. Víctor Garcete, director del hospital, explicó en una conferencia de prensa realizado en la mañana de este jueves, que a diario son usados 15 a 20 balones de oxigeno y que los mismos deben ser recargados a diario. Pero la recarga solamente se hace en la ciudad de Capiatá, por lo que existe un costo operativo de G. 1 millón por viaje que el nosocomio no tiene condiciones de pagar. En el hospital advirtieron que hasta la fecha no tuvieron decesos por falta de oxigeno, pero de continuar la situación crítica ya no garantizan nada.

Además del gobernador “Pipo” Díaz Verón, intendentes de municipios vecinos también hacen la vista gorda cuando son requeridos por ayuda logística, teniendo en cuenta que muchos pacientes de esos distritos acuden al Hospital Distrital de San Juan Nepomuceno.