Además de la turba que copó las calles de Paraguarí para recibir a Miguel Cuevas, también se realizó una multitudinaria fiesta de bienvenida, mientras la ciudadanía está confinada en su casa.

El diputado Miguel Cuevas quedó en libertad en la tarde de ayer viernes, luego de permanecer recluido por más de siete meses en la Agrupación Especializada, procesado por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

A partir de ahora cumple prisión domiciliaria en su casa de Sapucai, departamento de Paraguarí. Precisamente antes de llegar allí fue recibido por numerosos operadores políticos, quienes con pancartas y bombos coparon la ruta y rodearon la camioneta del legislador.

Posteriormente ya estaba preparada una fiesta en su domicilio con músicos, bebidas y una notoria aglomeración sin el distanciamiento mínimo de recomendado por el Ministerio de Salud Pública.

Lejos de tratar de mantener la discreción y evitar provocar a la gente que sí respeta y que lleva siete meses sin acontecimientos sociales, las fotos y los videos del festejo se difundieron ampliamente en las redes.