La entrega de comida es uno de los segmentos que más creció a nivel mundial, debido a la pandemia de coronavirus, que obligó no sólo a que las personas no puedan salir de sus casas, sino también a los restaurantes a adaptarse para lograr continuar vendiendo. Es que con el cierre de los locales, los gastronómicos no tuvieron otra fuente de ingreso que no sea aquella que llegaba de parte del delivery en los principios y luego de a poco el take away.

Sucede además, y sobre todo en Paraguay, que aquellos locales que no se lograron adaptar sufrieron tener que cerrar, ya que las ventas se fueron al suelo, los gastos fijos continuaban drenando sus recursos y la asistencia fue muy escasa. Eventualmente se llegó al punto que sólo sobrevivieron aquellos locales gastronómicos que pudieron adaptarse a tiempo y sumarse a las distintas plataformas online que ofrecen delivery a domicilio como la de PedidosYa.

Según las estadísticas más recientes, alrededor de 300.000 paraguayos utilizan este tipo de servicio o plataformas para poder comprar su comida online. Se trata de un enorme grupo de personas, que en promedio y según lo que se espera para 2021, implican un movimiento de la economía de más de 8 millones de dólares. Esta estimación para finales de año, implicará un crecimiento interanual de más del 23,1%, mientras que el crecimiento de usuarios se estima en el orden del 17,8% anual.

Cada vez más restaurantes

Claro que los gastronómicos vieron un enorme aliado en las plataformas web de este estilo, sumándose de inmediato para aprovechar, además de esa enorme base de clientes, la posibilidad de sumar el delivery que ofrece PedidosYa y así no tener que realizar los contratos por su cuenta. Es sin dudas una ventaja, sobre todo lo fue a principios de la pandemia, ya que no se encontraba gente que lograra trabajar realizando pedidos al ritmo que la industria lo requería.

Es así que restaurantes como Burme’I realizan delivery de gran parte de su delicioso menú, que incluye una enorme variedad de hamburguesas, algunas del tipo stacker con doble disco de carne, para los paladares más exigentes. Además, cuentan con una variedad de “hamburguesas grandes” para compartir o bien para esos días en los que el hambre nos puede más que cualquier cosa.

Además, este restaurante ofrece algunos combos muy interesantes, como pueden ser hamburguesa de cualquier tipo (incluso las más grandes), papas y gaseosa a elección. Por otra parte, también ofrecen una opción de pollo para aquellas personas que quieren darse un descanso de la clásica hamburguesa para comer algo más “light”.

Así como para este restaurante, el delivery fue una panacea que los salvó de la posible extinción, y eventualmente la mayoría de los servicios estarán en este tipo de plataformas, sea la posibilidad de pedir una hamburguesa como en el caso de Burme’I, o bien un pedido completo del supermercado y al mismo tiempo algo que necesitamos de la farmacia. El futuro está desembarcando para el delivery y los consumidores celebran.