La viceministra de Educación Básica, Alcira Sosa Penayo, informó hoy que desde el Ministerio de Educación plantean extender las vacaciones de invierno. Sin embargo, explicó que esto regiría solo para los estudiantes que optaron por ir a los centros educativos de forma presencial. Es decir, sería una obligatoriedad de realizar actividades virtuales para todos en el lapso que se decida.

Una complicada explicación dio Alcira Sosa, viceministra de Educación Básica, sobre la posibilidad de extender las vacaciones de invierno. Primero confirmó que el plan existe y se debe a la situación epidemiológica del país en cuanto a la posible expansión del COVID y de la influenza, pero a su vez dio a entender que los estudiantes harán trabajos escolares en esa posible extensión de las vacaciones.

Las vacaciones de invierno están previstas desde el 12 hasta el 23 de julio. Sin embargo, el MEC prevé aplicarlas desde los primeros días de ese mes porque se esperan temperaturas muy bajas.

Sosa dijo que en ese periodo de extensión los que serían obligados a quedarse en sus casas son los estudiantes que optaron desde este año por la modalidad presencial y que todos, por igual, harán tareas o actividades bajo la modalidad virtual.

“Al día de hoy tenemos unos 347.000 estudiantes del sector público, privado y subvencionado que están en la modalidad presencial. Poco más de 150.000 son del sector privado y subvencionado que, desde el inicio de las actividades escolares, no han migrado a la modalidad a distancia”, cifró la viceministra, quien recordó que una extensión similar se produjo cuando hubo muchos casos de influenza años atrás.

“Esa prolongación de las vacaciones va a ser para que realicen actividades de modalidad a distancia. Esto sería para los que están con clases presenciales”, insistió la autoridad del MEC.

La decisión sobre si extender o no las vacaciones se tomará “en la brevedad posible”, anunció Sosa, quien explicó que desde junio se empezará a analizar el impacto tanto escolar como epidemiológico y meteorológico para conocer si es o no necesario aplicar una extensión.

Según los datos oficiales más recientes, de 1.497.662 estudiantes matriculados en escuelas y colegios del país, unos 347.128 alumnos, el 23%, sigue en la modalidad híbrida, o sea que tiene clases a distancia y también presenciales algunos días de la semana.

Los demás, 1.150.534, el 77% del total, están siguiendo sus estudios de manera virtual o recibiendo tareas por teléfono o mediante fotocopias, pero siempre a distancia.