San Juan Nepomuceno. A pasos de tortuga se realiza la construcción de la ruta asfaltada en la zona noreste de Caazapá. El asfaltado unirá el departamento de Caazapá con Itapúa, zona eminentemente agrícola y forestal.

Ramon C Álvarez es la empresa encargada de la construcción asfaltica en el tramo de San Juan Nepomuceno – Tava’i, y que desde el inicio de las obras viene contando con varias denuncias de irregularidades.

En principio los eternos reclamos de los pobladores de la compañía San Carlos, por donde atraviesa la ruta, fue la lentitud de la construcción de los puentes.

Hoy en día el panorama no ha cambiado mucho, La constructora Ramón C. Álvarez que ya tenía que haber finalizado la ruta por completo en agosto del año pasado. Alegaba en su momento retrasos en el trabajo a raíz de problemas climáticos y la falta de liberación de la franja de dominio de parte del Ministerio de Obras Públicas.

Ramon C. ÁLVAREZ , mimada por el MOPC tiene oscuros antecedentes por incumplimiento en el pago a sus personales, y por también haber ganado una adjudicación para administrar 10 estaciones de peajes por 10 años. La cartera estatal otorgó la licitación al consorcio integrado por Ramón C. Álvarez pese a presentar datos falsos. Los documentos mencionaban que la firma uruguaya certificó su experiencia como subcontratista de la Corporación Vial del Uruguay con un documento supuestamente expedido por la citada corporación en el que figura que fue contratado para la construcción de nueve estaciones de peaje.

Sin embargo, tres de los peajes presuntamente construidos por Ramón C. Álvarez SA ni siquiera aparecen en el convenio, según los documentos a los que accedimos en su momento y que fueron ya publicados.

La empresa charra también fue acusada de falsificar la firma de un profesional para adjudicarse el tramo San Juan Nepomuceno-ruta 6. En este caso, el integrante uruguayo del consorcio, Ramón C. Álvarez, fue acusado de falsificar la firma de un profesional, específicamente del ingeniero Silvio Quiñónez, quien sacó a la luz el hecho, luego de una pelea interna. Quiñónez es representante de la constructora Yatyta SA, que en su momento fue aliada de la firma uruguaya, y luego de una ruptura empezó a hablar de irregularidades en la adjudicación.

Según señaló Quiñonez, además de la falsificación de su firma en la oferta del consorcio, lo presentaron como experto en una especialidad que no era la suya, solo para “cumplir” con las exigencias del pliego.

Otro hecho que denunció Quiñónez es que el propietario de la empresa Ramón Álvarez Construcciones SA, a quien identificó como Eduardo Álvarez, mantenía reuniones sorpresivas con altos funcionarios del MOPC.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había informado a su sede de Washington, Estados Unidos, sobre las irregularidades denunciadas en la adjudicación para la rehabilitación y pavimentación del tramo San Juan Nepomuceno-ruta 6, de 81,70 km.

Finalmente la constructora Ramón C. Álvarez se encargará de la construcción de la circunvalación de la ciudad de San Juan Nepomuceno para el paso de camiones pesados, demostrando de esa manera el favoritismo del MOPC hacia esta empresa.

Los pobladores que utilizan el tramo para llegar a la zona urbana de San Juan Nepomuceno demuestran su hastío por los cinco años de trabajo que nunca llegan a su fin por parte de la firma encargada que se sigue beneficiando por licitaciones del estado.