La sorprendente teoría de cómo se popularizó la palabra “mbóre”

0
12

En realidad, sería de origen inglés, pero reconvertida al uso paraguayo con un sentido muy simpático. Este texto atribuido al ingeniero Julio César Ingolotti se convirtió en viral en internet. Como dicen los italianos, si no es verdad, está demasiado bien contado.

Una pregunta frecuente es acerca del origen de la palabra MBÓRE; algunos suponen erróneamente que su origen es la transposición de las sílabas de la palabra guaraní TEMBÓ que significa “miembro viril”, sin embargo, esta vez, el travieso órgano masculino está libre de pecado, aunque aún así no puede tirar la primera piedra porque es culpable en muchas otras circunstancias de público conocimiento.

La palabra MBÓRE es utilizada por los paraguayos en las más diversas circunstancias, ya sea para dar una negativa tajante y definitiva, para calificar a una persona poco simpática, como interjección, para calificar una situación graciosa etc.


Pero cuál es su origen ?

En el período que va desde 1853 a 1864, el Paraguay contrató a casi 200 técnicos europeos, la mayoría ingleses, quienes llevaban adelante la parte técnica e intelectual en el Arsenal, la Fundición de Hierro y del desarrollo del Ferrocarril, que eran los proyectos de modernización de nuestro país que emprendió el presidente Carlos Antonio López.

Pero el aporte inglés no se limitaba sólo a eso; basta mencionar que el arquitecto Inglés Alonso Taylor fue el que proyectó la Estación de Ferrocarril que se encuentra frente a la Plaza Uruguaya (en aquel entonces se llamaba Plaza San Francisco) y también sus médicos hicieron gran aporte a la medicina local.

En la postguerra de la Triple Alianza, a principios del siglo XX, una compañia británica era propietaria del Ferrocarril Central del Paraguay; hoy puede visitarse el museo de Sapucai, que entonces era manejado por los ingleses y donde tenían un barrio en las cercanías del taller, con luz eléctrica y agua corriente.

Estos ingleses cuando estaban aburridos, lo expresaban en inglés: I’M BORED, que en español suena aproximadamente como AMBORED; los paraguayos, que en abrumadora mayoría no entendían el inglés, asociaron el AMBORED con algo así como malhumor, como de hecho suele estar una persona aburrida.

Por ello, comenzaron a usar en AMBORED para describir el estado de ánimo de sus patrones hasta que poco a poco el AMBORED se simplificó en MBORE y así decían por ejemplo: I MBORE JEYMA HÍNA LEKAJA (ya está de nuevo de malhumor el jefe), o cuando querían hablar con el patrón, preguntaban a su secretario (otro paraguayo): NDA’ IMBÓREI PIO HÍNA LEKAJÁ ? (No estará de malhumor el jefe ?), etc.

Con el tiempo, como sucede generalmente, la palabra MBORE fue adquiriendo otros usos y acepciones, llegando a ser la palabra que nosotros los paraguayos usamos en tantas circunstancias.

Esta historia fue publicada por Julio César Ingolitti en Facebook
Fuente:  Diario Extra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here